miércoles, 10 de enero de 2018

Angelito el boticario




Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeaguaoriente@gmail.com 

Llegó en los pinceles de un artista del Grupo Sirio, con residencia en La Habana, pero natural de Maffo. Su alias en el mundo de la plástica bautiza con creces un nombre: Adner Guevara (Renda).  

Renda me habló de su padre, hombre ejemplar, quizás no tan recordado  hoy, pero que merece un lugar en la memoria de Contramaestre, Maffo y Baire. Era uno de esos personajes imprescindibles.

Con dolor, habló del retrato al pastel que hizo del viejo; la posibilidad de donarlo a una institución pública donde sea reverenciado por sus aportes;  pero cuando  hicimos un itinerario mediante la palabra, en todos los casos nos asaltaba el temor de los posibles descuidos, el extravío del mismo, en fin, esas características tan propias de los pueblos, bajo la amnesia de los tiempos, sin preocupaciones por sus ancestros.

Con orgullo me dijo: Desde su juventud luchó por un mundo mejor y creyó en el internacionalismo. Hijo de puertorriqueño y cubana. En su sangre corría el sentimiento de liberación e integración latinoamericana”.

Renda aporta otros detalles interesantes: “A principios de la década del 50 sus relaciones con revolucionarios dominicanos le permitieron apoyar la lucha contra el tirano Leónidas Trujillo, integrándose al Movimiento Dominicano 27 de Febrero.

“Se relacionó con el escritor Juan I. Jiménez Grullón, quien escribió “Una Gestapo en América”, impresionante relato sobre la lucha de los dominicanos, prologado brillantemente por el cubano Raúl  Roa y su cubierta diseñada por el artista de la plástica Carlos Enríquez. La simpatía del escritor dominicano quedó grabada  en la dedicatoria: “Para Antonio Ángel Guevara, testimonio de mi simpatía”.

El personaje que nos ocupa en la crónica de hoy, también hizo vida revolucionaria en la antigua provincia de Oriente, según su hijo: “Desde principios de la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista, se integró al Movimiento 26 de Julio, participando en el apoyo a los hechos del 30 de noviembre en Santiago de Cuba. Luchador clandestino. Prisionero de la dictadura en la cárcel de Bayamo, donde fue brutalmente torturado”.

Quizás algunos ya tienen el nombre popular con que se le conocía, otros, tal vez son acompañados por un ejército de incógnitas, pero este dato, puede dar la luz que nos lleve al final. Precisa Renda: “Guardo una foto de la que se considera primera bandera del 26 de julio izada públicamenteo frente a la Estación de la Policía de Contramaestre, el 20 de mayo de 1957. Fue colocada por Rodolfo Rodríguez y otros compañeros. Confeccionada y adquiridos los fondos para hacerla, por Orlando Pantoja y otros compatriotas demasiado anónimos para ser recordados hoy; fotografiada después de colocada, por mi padre Antonio Ángel Guevara, quien la publicó en la prensa de la región oriental”. ¿Pero cuál es la popularidad del personaje? dirán los más jóvenes; los que peinan canas asentirán lo que para ellos es evidente.

Renda aporta un dato nuevo para los primeros, de extraordinario valor en la historia del periodismo local: “Mi padre era corresponsal de prensa del periódico “El Crisol”. Guardo un recorte de una cobertura de la actividad del Día del Corresponsal en Baire, el 3 de agosto de 1949, donde está retratado junto a otros colegas. También conservo su carné, firmado por el director del periódico Julio C. González Rebull, el 24 de abril de 1950”.

Antonio Ángel tuvo una contribución destacada al movimiento insurreccional encabezado por Fidel Castro; según su hijo: “Subió en varias ocasiones a las montañas del III Frente en la Sierra Maestra, en acciones de apoyo al Ejército Rebelde, de lo cual conservo fotos; una de ellas tomada el 22 de febrero de 1958, donde aparecen en un campamento rebelde los norteamericanos Frederic Carter y Charles Edgard, junto a los cubanos Rubén Milán y Antonio Ángel Guevara”.

Guevara tuvo una valiosa participación en la Batalla de Maffo, antes, durante y después: “Integró el personal del Hospital Rebelde ubicado en el entonces poblado de Bijagual; atendió heridos; participó en la atención del dominicano Jiménez Moya.

“Al triunfar la Revolución quedó al frente del Hospitalito y la atención y traslado de los heridos. “Desempeñó varias responsabilidades: Comisionado (Alcalde) en Contramaestre y Vicepresidente del Comité de Rehabilitación y Reconstrucción de Maffo”.

Cuando el historiador Roberto Pérez Rivero escribió el libro, “Maffo”, lo utilizó como una fuente autorizada; así lo confirma la dedicatoria: “Es un placer hacerle llegar a sus manos este modesto presente; usted me impresionó mucho, porque me demostró que ama con pasión la historia de su pueblo, la que por cierto conoce muy bien. Muchas gracias.”

Pero, ¿quién es Antonio Ángel Guevara en la cultura popular? Sencillamente era conocido por un alias que lo hizo muy querido y popular: “Angelito el Boticario”, pues trabajó en varias farmacias de Maffo, Baire, Jiguaní y Contramaestre, en las cuales se desempeñó como Técnico de Laboratorio Farmacéutico (Boticario) hasta su jubilación.

De hombres anónimos como “Angelito el boticario” se hace la gran historia, esa que los vencedores escriben, pero que muchas veces se olvida, porque no hay periódicos para registrarlo, o los historiadores no se han interesado en escribir sus historias de vida.

Ojalá y  sirva esta crónica para despertar el interés de la Farmacia Piloto, quizás la de Maffo, Baire, Jiguaní, o tal vez nuestra emisora de radio, para darle el destino añorado por Renda, al retrato al pastel  que tiene como protagonista a su padre.

Galería con momentos importantes en la vida de "Angelito el boticario": 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.