viernes, 7 de noviembre de 2014

La Habana de un Oriental



El Morro visto desde el Malecón.

Por Arnoldo Fernández Verdecia. caracoldeagua@cultstgo.cult.cu

Para un oriental, aquí en Cuba, recorrer el Malecón, en La Habana, y sentarse ante el mar es una especie de obsesión. Tanta magia hechiza. Los últimos días de octubre me permitieron hacer realidad este sueño. Una semana en la capital de todos los cubanos hizo posible recorrer varias veces este sitio en diferentes horarios del día, captar sus matices, observar sus personajes, los grafitis en las paredes, el basurero enorme en la orilla…
El Malecón es una de las obsesiones a las que invita La Habana.
Bandera cubana en el muro del Malecón.
Gracias al lente de una cámara prestada tomé varias imágenes. A decir verdad, mis ojos querían ver lo que muchas personas, a veces con malas intenciones, otras con buenas, decían del lugar. El aire perfumado con la sal del horizonte entra en mi nariz con fuerza inaudita. Barcos a lo lejos entran y salen de la rada. Una foto de la Bandera cubana, casi invisible, por su estado de conservación, llama mi atención: ¿Cuántos años llevaría ahí, resistiendo la envestida de las olas? ¿Qué mejor metáfora, -pensé-, para explicar el desafío de una pequeña isla ante ese vecino que la mira con ojos de león? 

El mar se pierde en el infinito. Los ojos quieren adivinar la ruta de las hormigas; lo qué está al otro lado; imagino sucede a todos los que nunca han viajado. Una garza blanca –vista siempre en los campos del interior de la isla-, cruza el horizonte, me hace evocar mi patria chica donde reside abuelo, el paisaje habitado por mi niñez y mi adolescencia.

Pensé en los amigos que saldrían por este mar rumbo a lo desconocido, ¿dónde estarán?, suspiré. Siempre el agua, la maldita circunstancia del agua por todas partes,  el fantasma de Virgilio Piñera apareció irreverente, su oscura cabeza negadora me invita a dialogar más allá de lo epidérmico. Turistas impertinentes no permiten la palabra, trotan arriba y abajo empoderados en su dinero. Se toman fotos de nuestra historia patria, es su confirmación de estar en el país “más justo del mundo”.

Mulatas y gais colorean el paisaje. Ya cae la noche, dos brasileros llegan; se van en un auto, sabrá Dios dónde. Quizás irán a encontrarse con la magia del sexo, los goces de nuestra comida, nuestra música, lo bueno que el bolsillo humilde no puede pagar.

Los pescadores con vara florecen, permanecen horas y horas ante el azul, esperan llevarse a casa algún pescado para comerlo junto a la familia. Las olas bañan sus cuerpos, estallan contra el muro, incluso inundan la avenida. Las lámparas se encienden; todo se llena de jóvenes, la noche reina con sus acordes populares. Un gran ajiaco está a la vista, La Habana ilumina zonas culturales que un cubano del interior jamás imagina en sus predios cotidianos. Todo fluye, diría el filósofo. Amauri Pérez suena en mis oídos: “La Habana mía”: 


Para las angustias pasadas: La Habana,

por los desvaríos del día: La Habana,

para reinventarse los grises

y encontrar el agua y las ganas,

cual si un curandero revive La Habana.

La Habana, La Habana mía,

La Habana, La Habana nuestra,

Habana que no varía, Habana qué no te diera,

Habana qué no tendrías, Habana qué no tuvieras.

Para acompletarte los sueños: La Habana,

para replantearse la vida: La Habana,

para que la luz cauterice,

para remontar esperanzas,

para hacerlas casi visibles: La Habana!

Para los descuidos del alma: La Habana,

para el vendaval que se arrima: La Habana,

para no pasar de infelices

cuando se despeñe la calma,

para los olvidos gentiles: La Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El peor comentario es el que no se dice, así que Caracol de Agua lo invita a opinar sobre todos los temas aquí discutidos, siempre con respeto al otro diferente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Aviso a los lectores de Caracol de agua

Este blog admite juicios diferentes, discrepancias, pero no insultos y ofensas personales. Revise su comentario antes de ponerlo y debatiremos eternamente sobre lo que usted desee. Los comentarios son propiedad de quien los envió. No somos responsables por su contenido.